29 Jun

Producción ecológica en Euskadi: Experiencias de éxito

Cada vez son más los jóvenes emprendedores que apuestan por el potencial de la agricultura y la ganadería ecológica, un mercado con mucho potencial y cada vez más exigente.
Los productos ecológicos cada vez están más presentes en nuestra vida, por lo que se han convertido en una opción de éxito en muchas lugares pertenecientes a la Red europea Natura 2000.

Caracoles ecológicos

A caballo entre Castilla y León y Euskadi se eleva Sierra Salvada, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000; su ladera sur hacia Burgos, la norte hacia Álava y, de refilón, Vizcaya.

Ubicada en Orduña (Vizcaya) a los pies del monte Tologorri, se encuentra ‘Barraskibide‘, una granja de caracoles ecológicos que dirige Ainhoa Álava desde 2006 en el terreno familiar en que se crió ligada al negocio ganadero.

Caracoles de Barraskibide

Descubrió la ‘helicicultura’ o cría de caracol, en una feria de alimentación, decidiendo dedicarse a esta actividad que le fascinó “dándole una vuelta hacia lo ecológico en busca de calidad“.

Los caracoles de Barraskibide se reproducen con facilidad, pero en la granja “nos encargamos sobre todo de engordar a los alevines que traemos de Burdeos y alimentamos durante 4 ó 5 meses con pienso ecológico de la zona“, explica Ainhoa.

“Nos hacen una fórmula especial con todas las propiedades de calcio, maíz, cebada y avena, y la hierba tampoco les falta, aunque sobre todo como lugar de refugio y de frescura”.

El resultado es un caracol de la especie Helix aspersa Müller con una carne más sabrosa, blanca y densa (hasta un 35 % más que el caracol silvestre), una cáscara resistente que garantiza su limpieza y manipulación sin roturas y una baba blanca fruto de su purgación continua.

En su finca de Lendoño de Arriba se dan las condiciones óptimas para su cría, es un lugar fresco incluso en verano, aunque si la sequedad del ambiente fuera excesiva la granja cuenta con un sistema de riego por aspersión y una malla que garantiza la sombra.

“Nunca hemos tenido los problemas de enfermedades de zonas muy secas donde en ocasiones los caracoles mueren por manadas; los nuestros tienen aquí todo lo que necesitan, es un ganado que se queda fijo, no se escapa”

Barraskibide recoge cada temporada, en julio y finales de septiembre, entre 2.000 y 3.000 kilos de caracoles, que cuece, envasa y distribuye; después, la granja se desmonta hasta marzo.

Huevos ecológicos

Gallinas

Gallinas de Oilobide

En esos meses sin actividad Ainhoa se vuelca en su “otro ganado“, 3.000 gallinas ponedoras que duermen en una nave pero que disponen de un espacio exterior de 28.000 metros cuadrados tratado con abonos naturales.

“Su cuidada alimentación está basada en cereales cien por cien ecológicos, sin aditivos, libres de hormonas y de transgénicos, y nunca reciben medicación química, en todo caso tratamientos homeopáticos”

Estas gallinas ponen unos huevos que se comercializan bajo el nombre ‘Oilobide‘, famosos por su sabor y textura y por un mayor aporte vitamínico y mineral, que cuentan con el sello ecológico vasco ENEEK.

Shiitake ecológico

Cerca de Barraskibide, otro negocio apuesta por lo ecológico, ‘Delika2‘, especialista en el cultivo de shiitake. El Shiitake (Lentinula edodes) es una especie exótica que desde hace siglos se ha cultivado en los países orientales de Asia. Su nombre originario en Japón se puede traducir como “seta del árbol Shii” y en china como “seta deliciosa” o “seta olorosa”.

Shiitake

Producción de Shiikate en Delika2

Es rica en aminoácidos, proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales, sabrosa y de intenso olor, con escaso contenido en grasas y mucho en fibra alimentaria y un demostrado poder como estimulante del sistema inmunológico.

En la antigua China, los médicos lo utilizaban como un alimento activador de la fuerza vital, que proporcionaba longevidad, protegía el sistema inmunológico y como preventivo en problemas gastrointestinales, hepáticos, circulatorios, en resfriados, gripes, etc.

Sus “padres adoptivos” en España, Zuriñe y Txema, decidieron dar un giro a la explotación familiar de agricultura y ganadería tradicionales y convertir ‘Delika2′ en referente de producción ecológica.

“Utilizando únicamente sustrato ecológico certificado, agua potable y mucho mimo, podemos presentar un producto ecológico fresco, sano y listo para consumir”.

Noticias

0 Comment

related posts