28 Jul

España estudia soltar moscas transgénicas para combatir plagas

Esta semana, la organización ecologista Greenpeace denunció la intención de la empresa británica Oxitec de “liberar hasta 5.000 moscas moscas del olivo alteradas genéticamente por semana en Cataluña durante un año (1.825.000 en total)”.  Según pronuncia la ONG, “se trataría del primer caso de liberación de animales modificados genéticamente en la Unión Europea”.

Oxitec, una compañía especializada en el control de plagas de insectos en cultivos, ha solicitado un permiso a la Generalitat de Cataluña para llevar a cabo una investigación científica en una parcela de 1.000 metros cuadrados cerrada con una malla. La empresa británica, en colaboración con el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias, dependiente de la Generalitat, quiere comprobar en el terreno la eficacia de un insecto transgénico para controlar la plaga de la mosca del olivo, la peste más dañina para los olivares. La larva se alimenta de la pulpa de las aceitunas y estropea el aceite, provocando pérdidas económicas de hasta 600 euros por hectárea. Solo en Cataluña, la Unió de Pagesos calculó que en 2014 se perdió el 38% de la cosecha de aceitunas por culpa, principalmente, de la mosca del olivo.

La empresa Oxitec ha modificado genéticamente los machos del insecto para que se crucen con las hembras y produzcan una descendencia estéril, ya que las hijas hembras mueren en el estado de larva. El concepto ha funcionado en laboratorio y en pruebas en invernaderos para el control de la plaga. La intención de la compañía es liberar en la parcela mallada “como mucho 5.000 moscas por semana” durante “al menos ocho semanas”, en un ensayo que puede durar hasta 12 meses, según consta en el registro de organismos modificados genéticamente de la Comisión Europea. El número de insectos implicados oscilará pues entre 40.000 y 260.000, no casi dos millones como ha aireado Greenpeace.

Según comunica la ONG, si esta tecnología sigue adelante, esto podría conducir a una reducción esta especie en las áreas afectadas a lo largo del tiempo. La biodiversidad podría verse seriamente alterada, con las posibles consecuencias y efectos secundarios para el delicado equilibrio del ecosistema, el medio ambiente y los sistemas de producción de alimentos. Además, la probabilidad de que los genes modificados terminen estando presentes de forma permanente en las poblaciones nativas es alta.

Aunque Oxitec afirma que las moscas eran genéticamente estables en el laboratorio, nadie puede predecir la estabilidad genética o el comportamiento en el ecosistema de estos insectos una vez sean liberados.

Noticias

0 Comment

related posts