22 Abr

El día de la Tierra, clave para la ratificación del acuerdo de París

Altos representantes de cerca de 170 países se reúnen en Nueva York en la solemne ceremonia de firma del acuerdo del clima de París, un acto simbólico pero que no posee implicación jurídica ya que la verdadera prueba de fuego para el pacto comienza el 22 de Abril, cuando se abre el proceso de ratificación, tal y como se acordó en su momento.

El acuerdo, adoptado el pasado 12 de diciembre en la cumbre del clima de París (COP21)entrará en vigor en cuando lo ratifiquen 55 países que sumen un 55 % de las emisiones globales de efecto invernadero.

La entrada en vigor podría llegar a producirse antes de finales de año o comienzos del siguiente, en tanto que Estados Unidos y China, que en total suman el 40 % de las emisiones, han anunciado su intención de ratificar en 2016.

Sumando algunos países menos emisiones -y ya son numerosos los que han anunciado su intención de rubricar cuanto antes- podría darse la paradoja de que el acuerdo entre en vigor antes de haberlo ratificado uno de los principales promotores: la Unión Europea.

La UE debe preparar 29 instrumentos de ratificación: uno por cada uno de los 28 estados miembros y el de conjunto. En la última reunión del Consejo Europeo, los estados se comprometieron a asegurar la ratificación tan pronto como sea posible y a tiempo para ser parte del mismo cuando entre en vigor.

Todo apunta a que este proceso no será sencillo en tanto que la UE tiene pendiente la comprometida labor de repartir entre sus 28 estados el objetivo de reducción de emisiones que ha prometido, y que, en lo afecta a lo que deben hacer los Gobiernos por sí mismos: reducir en los sectores difusos (transporte, agricultura…), supone disminuir emisiones un 30 % para 2030.

El reparto permitirá a cada país conocer cuál es el objetivo de reducción que realmente asume ratificando el acuerdo.

La división del objetivo europeo se hará mediante un instrumento llamado “Decisión del Reparto de la Carga”, que comenzará a negociarse internamente en julio. Los países lo harán siguiendo sus diferentes ritmos: a un extremo Francia que ya ha iniciado el proceso a nivel nacional y al otro Polonia, que se muestra reticente a adoptar medidas de reducción de emisiones.

En España, la ratificación requerirá autorización de las Cortes Generales y su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), un proceso que puede llevar entre seis meses y un año. El Gobierno estima que la cuota de compromiso europeo que le corresponderá a España implicará una reducción de emisiones cercana al 30% en los sectores difusos en 2030.

La gran cantidad de altos representantes que acuden hoy a la firma del Acuerdo de París, cerca de 170 respecto al máximo anterior de 119 que logró Naciones Unidas con el Tratado del Derecho del Mar, “confirman que se mantiene la confianza en el proceso” de transición hacia un nuevo modelo de desarrollo que se abrió en la capital francesa, opina Ribera.

Aunque los efectos del Acuerdo de París no se materializarían hasta 2020, su entrada en vigor antes de ese año permitiría ir preparando con antelación la revisión al alza de los compromisos de reducción de emisiones presentados por los países, ya que la suma actual de los mismos no evita que la temperatura del planeta se mantenga por debajo de los dos grados a finales de siglo.

Fuente: EFE Verde

related posts

Comments

Comments are closed.