23 May

La Generalitat prohibirá las bolsas de plástico gratuitas de un sólo uso

La Generalitat prohibirá por ley a todos los comercios dar gratuitamente bolsas de plástico de un solo uso a sus clientes, una medida que se enmarca en el pacto firmado por el gobierno catalán, los fabricantes y el sector comercial para reducir en 2020 en un 90 % el consumo de estos producto. De esta manera, siguen la línea de países como Francia, Marruecos o Senegal, que ya aprobaron iniciativas al respecto.

A través del proyecto de ley de medidas fiscales, administrativas, financieras y del sector público, conocida como ley de acompañamiento a los presupuestos, el Govern ha modificado la normativa de residuos para vetar explícitamente la entrega gratuita de bolsas de plástico tanto en las tiendas como en el reparto a domicilio. Su meta última es «contribuir a avanzar hacia objetivos medioambientales», según el Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC).

El origen de esta medida está en el Pacto por la Bolsa que firmaron por primera vez en el año 2009 la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), los fabricantes de bolsas de plástico y las diferentes asociaciones de la distribución comercial. De esta manera, las partes implicadas reafirman su compromiso de seguir avanzando en la prevención de este tipo de residuo y establecen un marco de diálogo y seguimiento para valorar los avances conseguidos.

Hasta ahora, el sector comercial había asumido voluntariamente este compromiso, pero ahora será la ley -una vez se aprueben los Presupuestos de la Generalitat- la que obligará a todo el comercio, incluido el pequeño, a cobrar por cada bolsa plástica.

El objetivo para 2020 es reducir un 90 % el consumo de bolsas comerciales con asas de un solo uso, continuando con la reducción desde 327 unidades anuales per cápita en el año 2007 a 156 en el 2012.

Las bolsas de plástico de un solo uso, además de consumir importantes recursos en la fase de producción, comportan otros impactos sobre el medio ambiente. Como son fácilmente transportables peso por el viento por su poco, las bolsas pueden llegar a ser consumidas por los animales, obstruir cañerías o llegar al mar, con las graves consecuencias que ello comporta para los ecosistemas marinos y su fauna, ya que además tardan decenas de años en degradarse y generan islas de residuos.

Según la Generalitat, se calcula que en el fondo del Mediterráneo hay unos 250.000 millones de pequeñas piezas de plástico y 500 toneladas adicionales de residuos de plástico flotando por la superficie. Afortunadamente, existen técnicas de eliminación de las mismas.

Fuente: EFEverde

related posts