29 Jul

Mundaka Festival, en busca de ser el primer festival de Euskadi sostenible

El Mundaka Festival comenzó ayer a inscribir los primeros nombres propios de esta edición con la presencia de Nik West como concierto destacado de su jornada de estreno. A las 18.30 horas la organización abría el recinto festivo que hasta el domingo albergará hasta 19 conciertos musicales y la celebración de diferentes eventos relacionados con la gastronomía y el ocio. También habrá espacio para los más pequeños en la nueva oferta bautizada como Mundokids para ir introduciendo a los peques en los mundos musical y culinarios.

Mundaka ya era ayer un hervidero tanto en la zona del puerto como en los alrededores. Los visitantes más madrugadores de distintas nacionalidades pudieron disfrutar de un entorno privilegiado que junto a la música consiguió crear un ambiente envolvente desde la tarde hasta la noche. Un ejemplo son Duncan y Mary, una pareja afincada en Londres que viajaron exprofeso a Mundaka para no perderse la actuación de mañana de The Waterboys. “No conocíamos esta zona y hemos venido al festival y también para hacer turismo”, indicó Duncan. De hecho el miércoles ya estuvieron visitando Gernika, y la localidad de Mundaka le parecía “encantadora”, calificó Mary. Sobre el entorno donde ya habían accedido creían que es “un sitio único” y ambos estaban dispuestos a disfrutar todo el festival para el que han comprado sendos pases.

Lo mismo que otra pareja, esta procedente de Madrid, que han recalado en la villa costera para todo el fin de semana. Angela y Roberto opinaron que “el lugar de los conciertos es espectacular”, aunque creían que el espacio “es un poco escaso ya que estamos acostumbrados a acudir a festivales donde se tiene más capacidad de público”. Al igual que la anterior pareja inglesa, estos madrileños esperan descubrir Bizkaia y su costa en esta visita y esperan disfrutar de sus posibilidades durante las horas del día que les deje la asistencia nocturna a los conciertos.

Mundaka Festival, también es objetivo de cuadrillas, como la formada por varios jóvenes conocidos procedentes de Santander, Bilbao y la propia localidad anfitriona. “Somos festivaleros a tope”, aseguraba uno de los miembros de este grupo que durante los veranos acude a distintas citas musicales masivas. De hecho confesaron ser asiduos del BBK Live y otros festivales del Estado. Como la mayoría de los asistentes han comprado el bono para todo el festival y en su agenda está marcada con una x en rojo no perderse las actuaciones hoy de Berri Txarrak, después de haberse extasiado ayer por la noche con la música de Sunset Sons y la camaleónica cantante negra Nik West.

Varios testimonios de un público que ayer fue llenando el recinto festivo aunque sin muchas aglomeraciones. De hecho, el municipio asumió sin muchos problemas el aluvión de visitantes y tanto las carreteras de acceso como el servicio especial ferroviario que ha puesto en marcha Euskotren para acercar a los festivaleros no presenciaron aglomeraciones.

El ambiente, la expectación y las sensaciones que irán in crescendo hoy y mañana. Con la idea de mantener esa magia durante años y respetar el entorno, el certamen aspira este año a lograr el certificado de Erronka Garbia, lo que le permitiría ser el primer festival sostenible de Euskadi.

“Desde el principio estamos trabajando en esta idea, por lo que ya el año pasado cogimos medidas que lo tuvieran en cuenta”, asegura Amets Rodríguez, directora de la cita.

El Mundaka Festival se celebra en una zona protegida como la Reserva de la Biosfera por lo que el respeto al entorno debe ser algo primordial a la hora de realizar cualquier actividad. Bajo el lema Erronka Garbia, se ha lanzado un sello ambiental como distintivo del compromiso sociocultural adquirido por los organizadores de eventos para reducir su impacto al medio ambiente.

Con el certificado se reconoce a aquellos eventos que integran medidas ambientales en el diseño y organización para minimizar los potenciales impactos negativos sobre el medio ambiente asociados a la celebración del mismo.

El objetivo de este proyecto es concienciar a los asistentes y organizadores de eventos para mitigar los impactos negativos asociados al desarrollo de eventos multitudinarios, en la búsqueda de celebrar eventos que produzcan el mínimo impacto posible al entorno.

Fuente: DEIA

related posts