05 Mar

¿Cómo elegir el electrodoméstico más eficiente?

Desde el 1 de marzo es obligatorio el uso de esta nueva etiqueta de eficiencia energética en 4 grupos de electrodomésticos.

Las etiquetas energéticas de la UE ofrecen una indicación clara y sencilla de la eficiencia energética de los productos en el punto de venta. Esto facilita a lxs consumidorxs el ahorro de dinero en sus facturas de energía doméstica, al tiempo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en toda la UE.

Se estima que las etiquetas y los estándares suponen un ahorro energético anual de unos 150 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo) para 2020, lo que equivale aproximadamente al consumo anual de energía primaria de Italia. Para los consumidores, esto supone un ahorro medio de hasta 285 euros al año en la factura energética de sus hogares.

Para que esto sea posible, la UE ha puesto en marcha reglamentos y directivas, sobre todo de etiquetado energético y ecodiseño de productos.

Etiquetas de eficiencia energética

Introducido por primera vez para una serie de electrodomésticos en 1994 y ampliado posteriormente en 2004 -con una escala comparativa de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente)-, el concepto ha sido un motor clave para ayudar a los consumidores a elegir productos que sean más eficientes energéticamente. Al mismo tiempo, también anima a los fabricantes a impulsar la innovación mediante el uso de tecnologías más eficientes desde el punto de vista energético.

Además de la información sobre el consumo energético del producto, las etiquetas también pueden proporcionar datos específicos sobre otras características relevantes de uso, como las emisiones de ruido del producto o el consumo de agua.

¿Quién no ha visto nunca una etiqueta como esta?

La etiqueta energética es reconocida por el 93% de los consumidores y el 79% la tiene en cuenta a la hora de comprar productos energéticamente eficientes, según el Eurobarómetro Especial 492 realizado por la Comisión Europea.

Los fabricantes, por su parte, están muy interesados en que sus productos con etiqueta energética se sitúen en la categoría más alta disponible en comparación con sus competidores. Por ejemplo, aproximadamente dos tercios de los frigoríficos y lavadoras vendidos en 2006 tenían la etiqueta de clase A, mientras que más del 90% de los vendidos en 2017 tenían la etiqueta A+, A++ o A+++.

Como consecuencia del desarrollo de productos cada vez más eficientes desde el punto de vista energético, y dado que la diferencia entre A++ y A+++ es menos evidente para el consumidor, las categorías de las etiquetas energéticas de la UE se ajustarán gradualmente para reintroducir la escala más sencilla de la A a la G.

En concreto, esto significa que a lo largo de 2021 se “reescalarán” 5 grupos de productos

Los 4 grupos de productos superiores se pueden encontrar reescalados desde 1 de marzo de 2021, mientras que las lámparas lo harán a partir del 1 de septiembre de 2021. Otros grupos de productos con etiquetas energéticas de la UE les seguirán en los próximos años.

Un producto que muestra una clase de eficiencia energética A+++ podría, por ejemplo, convertirse en una clase B tras el reescalado, sin que cambie su consumo de energía.

energy label

La clase A estará inicialmente vacía para dejar espacio a los modelos de mayor eficiencia energética. Esto permitirá a los consumidores distinguir más claramente entre los productos más eficientes desde el punto de vista energético. Al mismo tiempo, es probable que anime a los fabricantes a seguir investigando e innovando en tecnologías más eficientes desde el punto de vista energético.

Ecodiseño

En el marco de esta investigación e innovación es donde entra en juego el Ecodiseño de productos. Hoy en día existe una demanda mundial de productos más eficientes para reducir el consumo de energía y otros recursos naturales en consonancia con la mejora de la sostenibilidad general.

La legislación de la UE sobre ecodiseño es un instrumento eficaz para mejorar el rendimiento medioambiental de los productos al establecer normas mínimas obligatorias sobre su eficiencia energética. De este modo se eliminan del mercado los productos de menor rendimiento, lo que contribuye significativamente al objetivo de eficiencia energética de la UE.

El 1 de octubre de 2019, la Comisión adoptó diez medidas para los productos que se enumeran a continuación. Estas medidas, acordadas en consulta con la industria y con el apoyo de los Estados miembros, fueron luego aprobadas por el Parlamento Europeo y el Consejo con arreglo al procedimiento de reglamentación con control. Las categorías de productos cubiertas son:

  1. lavadoras y lavadoras-secadoras
  2. lavavajillas
  3. pantallas electrónicas
  4. frigoríficos domésticos
  5. fuentes de luz
  6. frigoríficos con función de venta directa
  7. fuentes de alimentación externas
  8. motores eléctricos
  9. transformadores de potencia
  10. equipos de soldadura

8 de estas medidas revisan los requisitos existentes, mientras que los frigoríficos con función de venta directa y los equipos de soldadura se regulan por primera vez.

Un cambio importante en las nuevas normas de diseño ecológico es la inclusión de elementos para mejorar la reparabilidad y reciclabilidad de los aparatos. Varias de las nuevas medidas incluyen requisitos como garantizar la disponibilidad de piezas de repuesto -haciendo que las piezas clave sean más fáciles de sustituir- y el acceso a la información sobre reparación y mantenimiento para los reparadores profesionales.

related posts