03 Nov

COP26: La 26ª conferencia de las partes sobre cambio climático de la ONU

La acción climática se ha convertido en parte fundamental de los planes de recuperación tras la pandemia. Debemos reconstruir mejor, y de forma más ecológica. La COP26 es la edición 2021 de la Convención de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas y uno de sus ejes es impulsar esta recuperación verde.

De la pandemia a la recuperación ecológica

La pandemia de COVID-19 ha devastado a millones de personas en todo el mundo y ha perturbado muchos sectores de la economía mundial. Los gobiernos mundiales han intervenido para proteger vidas y medios de subsistencia, pero el cambio climático continúa, y en última instancia, amenaza la vida en la Tierra. Por ello, la acción climática se ha convertido en parte fundamental de los planes de recuperación tras la pandemia con el lema compartido de reconstruir mejor, y de forma más ecológica.

Parece que poco a poco este mensaje empieza a calar y es que en los últimos años hemos visto como las estrategias y políticas mundiales han empezado a apostar por una recuperación verde frente a la crisis del covid. Prueba de ello son el European Green Deal, el Plan de Recuperación, Transformación, y Resiliencia y a nivel territorial el Basque Green Deal.

¿Qué es la COP26?

La Conferencia de las Partes (COP) es el órgano supremo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), encargado de la supervisión del cumplimiento del acuerdo, con el fin de establecer reuniones anuales de control y aumento de la ambición climática. Esto se traduce en la celebración de conferencias internacionales anuales, donde se evalúan los efectos de las medidas tomadas y los progresos realizados, y se toman nuevas decisiones necesarias.

Esta última (COP26) se celebra en Glasgow del 1 al 12 de noviembre y es de especial relevancia porque pretende demostrar la urgencia y las oportunidades de avanzar hacia una economía neutra en carbono, así como el poder de la cooperación internacional para hacer frente a los retos más graves a los que se enfrenta el mundo.

Scottish Event Campus - Sede COP26
Scottish Event Campus, sede de la COP26 en Glasgow

Informes relevantes que servirán de base para las negociaciones de la COP26

En 2020 no se celebró la COP, pero se avanzó científica y técnicamente hacia una preparación previa de la COP26. El desarrollo técnico permitirá que las negociaciones en Glasgow se desarrollen con la fluidez necesaria. En los últimos meses, se han desarrollado varios informes que apoyarán dichas negociaciones. Estos son los más importantes:

Primer informe del AR6 del IPCC

Primer informe del AR6 del IPCC. Publicado en agosto del 2021, es la primera entrega de los informes que compondrán el AR6, el sexto informe de evaluación que elabora el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) que se completará en 2022. El informe concluye, con base científica, que el origen antropogénico del aumento de temperaturas es un hecho probado que no tiene incertidumbre probabilística significativa. Además, dicta que la escala de los cambios recientes en el sistema climático no tiene precedentes en los últimos siglos y milenios, y que algunos de los cambios no se podrán revertir hasta dentro de varios siglos o milenios.

Informe de síntesis de la CMNUCC - 2021

Informe de síntesis de la CMNUCC. La actualización publicada en octubre 2021 muestra que las actuales las actuales Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) no son suficientes para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. Las NDC presentadas por 143 países hasta ahora indican que podrían reducir sus emisiones en un 9% entre 2010 y 2030 (y que 71 NDC también se plantean llegar a la neutralidad climática para 2050), pero lo cierto es que si se analiza el conjunto de los 192 países que forman parte de la COP las emisiones seguirán subiendo hasta un 16% para 2030, en comparación con 2010.

Emissions Gap report 2021 - UNEP

Emissions Gap report 2021, UNEP. Publicada en octubre de 2021, confirma las conclusiones del informe de la CMNUCC:  los NDC y demás medidas de mitigación existentes encaminan al mundo hacia un aumento de la temperatura global de 2,7 grados para finales de siglo. Eso está muy por encima de los objetivos del acuerdo de París y conduciría a cambios catastróficos en el clima de la Tierra.

¿Por qué es importante limitar la subida de temperatura a 1.5ºC?

En el Acuerdo de París se acordó mantener la temperatura media mundial “muy por debajo” de 2ºC respecto a los niveles preindustriales. Los países se comprometieron a llevar a cabo “todos los esfuerzos necesarios” para que no rebase los 1,5ºC y evitar así “los impactos más catastróficos del cambio climático”.

Con 2 grados de calentamiento global, se producirían impactos generales graves sobre las personas y la naturaleza. A 1,5°C, los impactos serían graves, pero menos severos. El riesgo de escasez de agua y alimentos sería menor y habría menos especies en peligro de extinción. También se reducirían las amenazas sobre la salud. Para mantener la temperatura del planeta bajo control (limitando su aumento a 1,5 grados), la ciencia dicta que para la segunda mitad del siglo deberíamos producir menos carbono del que sacamos de la atmósfera. Esto es lo que significa alcanzar emisiones netas cero.

Ahora, tras seis años de la aprobación del Acuerdo de París, la acción climática es clave en los planes de recuperación tras la pandemia de COVID-19. Es necesario crear empleos sostenibles y alinear los desafíos vinculados a la salud pública, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad con la protección del medio ambiente de cara a las generaciones futuras.

Por su parte, las organizaciones pueden hacer uso de los Objetivos Basados en la Ciencia, los cuales permiten alinear los objetivos de las propias organizaciones con la ambición y líneas temporales correspondientes al límite 1,5ºC.

Objetivos de la COP26

En la COP de este año aparecen cuatro objetivos claros:

Objetivos COP26
Resumen de los principales objetivos de la COP26

1. Garantizar el cero neto global para mediados de siglo y limitar el calentamiento a 1.5º.

1.1 Acelerar la eliminación del carbón

La ciencia demuestra que hay que hacer mucho más para alcanzar y limitar el aumento a 1,5 grados. Los países desarrollados deben eliminar rápidamente la energía del carbón, y todos los países deben comprometerse a no abrir ni financiar nuevas centrales eléctricas de carbón en todo el mundo.

1.2 Reducir la deforestación

Los bosques desempeñan un papel fundamental en la eliminación del carbono del aire. Protegerlos es fundamental si queremos cumplir nuestros objetivos climáticos, y ahora mismo se siguen perdiendo al ritmo de un campo de fútbol cada pocos segundos.

1.3 Acelerar el cambio a los vehículos eléctricos

Tenemos que limpiar nuestro aire y reducir las emisiones de carbono pasando a conducir coches, furgonetas y Tenemos que limpiar nuestro aire y reducir las emisiones de carbono pasando a conducir vehículos de cero emisiones.

1.4 Fomentar la inversión en energías renovables

Se debe trabajar para proporcionar a los países en desarrollo un mejor apoyo para suministrar energía limpia a sus Se debe trabajar para proporcionar a los países en desarrollo un mejor apoyo para suministrar energía limpia a sus ciudadanos. Las inversiones deben desplazarse más rápidamente hacia tecnologías y fuentes de energía nuevas y limpias.

2. Adaptarse para proteger las comunidades y los hábitats naturales

La comunidad internacional debe unirse y apoyar a las personas más vulnerables, que a la vez son los que menos han hecho para provocarlo. El clima ya está cambiando y seguirá haciéndolo aunque reduzcamos las emisiones, con efectos devastadores.

Es necesario mejorar los sistemas de alerta, las defensas contra las inundaciones, y construir infraestructuras resistentes para evitar más pérdidas de vidas y hábitats naturales. Proteger y restaurar los hábitats es una forma poderosa de aumentar la resistencia a los impactos del cambio climático. Son defensas naturales contra tormentas e inundaciones, y contribuyen a la agricultura sostenible y a sostener miles de millones de vidas en todo el mundo.

3. Movilizar la financiación

La escala y la velocidad de los cambios necesarios requerirán todas las formas de financiación: pública para la transición a una economía más verde y resistente; y privada para financiar la tecnología y la innovación.

Los países desarrollados deben cumplir su promesa de movilizar al menos 100.000 millones de dólares anuales de financiación para el clima.

De cara a la COP26, debemos trabajar para movilizar la financiación privada necesaria para llevarnos hacia el cero neto a mediados de siglo. Para ello, todas las decisiones financieras deben tener en cuenta el clima.

4. Trabajar juntos para conseguirlo

Sólo podemos afrontar los retos de la crisis climática si trabajamos juntos.

Uno de los puntos centrales de las negociaciones es la finalización de las normas necesarias para aplicar el Acuerdo de París, denominadas “Reglamento de París”, que impulsen a los gobiernos a alcanzar el objetivo de 1,5 grados.

Sin embargo, la finalización del Libro de Reglas de París por sí sola no permitirá alcanzar el objetivo de cero emisiones. Esta década es decisiva y tenemos que convertir la ambición en acción. Los gobiernos, las empresas y la sociedad civil, deben trabajar juntos para transformar la forma en que suministramos energía, cultivamos nuestros alimentos, desarrollamos infraestructuras y desplazamos personas y mercancías.

related posts