14 Mar

PERTE de Economía Circular para acelerar la transición circular en España

Se aprueba el PERTE de Economía Circular con 492 millones en ayudas distribuidas en dos líneas; una para tres sectores industriales estratégicos y otra para empresas.

El 8 de marzo el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el reto Demográfico (MITECO), aprobó el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de Economía Circular, un plan cuyo objetivo es dar lugar a proyectos que aceleren la transición hacia un sistema productivo más eficiente y sostenible en el uso de materias primas.

Alineado con los objetivos de la Estrategia Española de Economía Circular para el año 2030 busca posicionar a España como referente internacional en la gestión, reciclaje y reutilización de residuos. Asimismo, busca una mejora en la competitividad de los sectores industriales y la empresa en general en este contexto de incertidumbre internacional.

Avanzar hacia la Economía Circular en España

La Economía Circular requiere un cambio de paradigma de producción y consumo en el que materiales y recursos se mantienen en la economía durante el mayor tiempo posible, se reducen al mínimo los residuos generados y se valorizan aquellos que son inevitables recuperando sus componentes para volver a introducirlos en el ciclo productivo.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) que fue aprobado el 21 de junio del 2021 ya supuso una apuesta decidida por la Economía Circular en distintos ámbitos, sin embargo, se han identificado sectores clave de la economía española en los que resulta relevante articular medidas de apoyo específicas.

El PERTE apuesta por los tres objetivos fundamentales para el avance de la Economía Circular en la industria española:

  1. Fomento del ecodiseño de los productos para hacerlos más duraderos y reparables.
  2. La mejora de la gestión de los residuos mediante plantas de tratamiento que incrementen la reutilización, el reciclado y la incorporación de materias primas recuperadas en la producción de nuevos bienes.
  3. El impulso a la digitalización vinculada a ambos objetivos que permitirá mejorar la competitividad e innovación del tejido industrial en cualquier sector.

Para lograr estos objetivos, desde este año y hasta 2026, el PERTE fija ayudas de 492 millones de euros y movilizará recursos superiores a los 1.200 millones entre inversión pública y privada. El plan se compone de 18 instrumentos distribuidos en dos líneas de acción.

LÍNEA 1 Impulso a la circularidad en sectores estratégicos

La primera línea de acción del programa, financiada con 300 millones de euros, tiene como objetivo impulsar la implantación de esquemas circulares en tres sectores industriales que abordan serios retos de sostenibilidad:

  • Textil-moda
  • Plástico
  • Producción de bienes para energías renovables

En estos tres sectores confluyen; un elevado nivel de implantación en nuestro país, grandes expectativas de crecimiento potencial con la generación de un elevado volumen de residuos y la necesidad de dar un mayor impulso a la circularidad.

Los instrumentos ofrecidos para cada sector serían los siguientes:

Instrumentos del PERTE de Economía Circular para los tres sectores industriales con mayores retos en sostenibilidad.

LÍNEA 2 Estrategia transversal

La segunda línea del PERTE incorpora un programa de ayudas por valor de 100 millones de euros, ampliables en 92 millones adicionales, y está específicamente dirigida a los procesos productivos.

Su finalidad consiste en fomentar la sostenibilidad y circularidad de los procesos industriales y empresariales para mejorar la competitividad e innovación del tejido industrial en el marco de una economía circular, que supere el anterior modelo de producción lineal.

Esta línea se distribuye en cuatro categorías:

Categorías en las que se distribuye la segunda línea de acción del PERTE de Economía Circular.

Distribución de los fondos entre las comunidades y ciudades autónomas

Los fondos se están ejecutando respetando la distribución de competencias de los diferentes niveles de gobierno y de acuerdo con las formas de gasto definidas en el ordenamiento jurídico de las administraciones públicas.

Las comunidades y ciudades autónomas, los ayuntamientos y el resto de entidades locales han sido clave en el diseño del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y ahora tienen un papel fundamental en la ejecución de los fondos europeos que ya se están distribuyendo.

Criterios de distribución de los fondos del Plan de Recuperación a las comunidades autónomas

El Gobierno calcula que a lo largo del periodo plurianual de ejecución de los fondos europeos (2021-2026) las comunidades autónomas gestionarán hasta el 54% para el despliegue de inversiones en sus ámbitos de competencias: vivienda, movilidad sostenible, promoción de renovables, restauración de ecosistemas, renovación de edificios públicos, educación, empleo y formación profesional, inclusión y servicios sociales, entre otros.

related posts